Tengo varias manías por defecto de fábrica, y las que os voy a contar vienen relacionadas con mi profesión. Soy dietista de profesión y por vocación.

A veces pongo la tele solo para ver anuncios de alimentos, claro.

A veces me paseo por los supermercados solo para ver productos; esos días no compro nada.

Casi siempre suelo cocinar ‘cosas raras’ cuando vienen mis amigos a casa.

Siempre me fijo en los carros llenos de compra de los demás.

Siempre lo pruebo todo, tengo la manía de comer mi comida y probar la comida del plato del que tengo a mi lado. Reconozco que eso a veces no gusta. Es una manía, comprendedme. Creo que me viene de familia; mi madre hace lo mismo con la comida del plato de mi padre.

Y todas estas manías, yo digo que me ayudan a mantener ese espíritu crítico que me conduce a querer saber más, a investigar, a reflexionar. No me suelo conformar a la primera, quiero saber el porqué de las cosas, no me creo todo lo que me dicen aunque sea el mejor estudio de la universidad de Harvard, no me convencen los mensajes que incluye la industria alimentaria en sus productos. No niego que no digan la verdad, pero creo no siempre se dice toda la verdad. Y esto me molesta mucho, porque confunde a la gente profana en la materia que nos ocupa, que no sabe mucho de alimentos, ni de nutrientes, ni de intolerancias, ni de dietética…

En este espacio vas a encontrar aquellas reflexiones relativas a ciertos productos alimenticios que he dejado fuera de mi dieta y de mi familia. Si bien es cierta la máxima de que ningún alimento está prohibido en una dieta equilibrada y saludable, me refiero a aquellos productos alimentarios que en mi opinión no alcanzan la categoría de alimento, sino más bien, de comestible.

LISTADO DE LOS NOES Y SU POR QUÉ

Abre tu despensa y analiza lo que tienes.

Muchas veces la comodidad nos conduce a comprar y a coger el hábito de comer ciertos alimentos sin pararnos a pensar que por esa comodidad vamos a pagar una factura muy cara.

Así que si eres de los que piensas que ‘Somos lo que comemos’, estarás conmigo en que no todo cabe en nuestra despensa.

Aquellos alimentos con nombres distintos y mismos ingredientes