Medicina integrativa

Sí, a las terapias complementarias. Sí a la mal llamada medicina alternativa, y bien denominada Medicina Integrativa. Sí a las “medicinas tradicionales complementarias, tal y como las define la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su estrategia 2014-2023 (medicina tradicional china, homeopatía, medicina naturista, medicina ayurvédica…)”. Sí a todas esas ciencias que no forman parte de la medicina convencional, pero que nos ayudan a abordar la salud de una forma global y a traspasar fronteras hasta ahora infranqueables.

¿MEDICINA CONVENCIONAL VERSUS MEDICINA COMPLEMENTARIA?

La medicina convencional tiene grandes méritos en su haber, pero también es cierto que encuentra a diario interrogantes sin responder y problemas sin soluciones. En mi humilde opinión, uno de sus grandes fallos es que cae en exceso en el error de diseccionar nuestro cuerpo de manera que una afección en el estómago se aborda únicamente como una enfermedad acotada única y exclusivamente al estómago.

Sin embargo, la medicina integrativa tiene una visión mucho más completa de la salud humana y cree firmemente en las interconexiones que existen entre las diferentes partes de nuestro organismo, el cuerpo y la mente integrada por pensamientos y emociones. ¿Debemos perder el potencial de esa manera global de entender nuestra salud? ¿Merece la pena hacer una contraposición tan radical (infantil, incluso) entre la medicina convencional y la medicina complementaria? ¿Nos hemos creído esa rivalidad inventada con términos tan erróneos como Ciencia y Pseudociencia?

LA UNIÓN DE PROFESIONALES

Todas estas “otras medicinas” son puertas abiertas a mejorar nuestra salud. Son complementarias a la medicina tradicional y, si los médicos/as de distintas disciplinas unen fuerzas, lograrán que los pacientes ganen en bienestar, en calidad de vida, en salud.

Como dice el doctor Sergio Sánchez, presidente de la Sociedad Canaria de Medicina Integrativa , el objetivo es “unificar la medicina desde una concepción global de la persona y el medio ambiente, conjuntando las medicinas complementarias con la medicina convencional para prevenir fomentando al máximo la salud y, ante la enfermedad, ayudar a curar o paliar, cuando es el caso, de la forma menos dañina posible”.

Es por ello que, tal y como insistíamos en el artículo “La histaminosis, una intolerancia tabú. El papel de los profesionales sanitarios”, la colaboración entre diferentes profesionales sanitarios de ámbitos diversos es imprescindible y extraordinariamente esencial para avanzar y encontrar respuestas a problemas de salud a día de hoy irresolubles o deficientemente resueltos. Por ello, aprovecho para remarcar dos puntos de encuentro muy interesantes para seguir avanzando conjuntamente. En el caso de los profesionales sanitarios interesados en histaminosis, encontrarán en la Sociedad Andaluza para el Estudio de Intolerancias Alimentarias (SAEIA) y en su web un gran espacio.  Y en el caso de los médicos de Canarias, de medicina convencional o complementaria, interesados en participar o en conocer las actividades de la Sociedad Canaria de Medicina Integrativa, pueden dirigirse a secretaria@sc-medicina-integrativa.com. El objetivo es colaborar y aportar nuestros granitos de arena en este viaje hacia una salud más plena, más consciente.

Queda mucho todavía por avanzar en nuestro país, donde este tipo de medicinas son despreciadas sin reparos y sin leyes, ya que existe un vacío legal total y absoluto, que llama la atención respecto a lo que ocurre en otros países donde ya se ha regulado la práctica de estas medicinas y cuentan con estudios de la máxima evidencia científica (metaanálisis) que respaldan su eficacia.

Hoy, he disfrutado leyendo la entrevista que La Provincia, el diario de las Palmas de Gran Canarias, realiza al Dr. Sánchez, doctor en Medicina y máster en Nutrición y en Neurobiología del Comportamiento. No puedo estar más de acuerdo con él y por ello, comparto contigo este artículo que lleva por título “La regulación de las terapias complementarias es una necesidad“. Te animo, sinceramente, a detenerte en este texto por unos momentos…

CITAS CLAVES DE LA ENTREVISTA SOBRE MEDICINA INTEGRATIVA REALIZADA AL DR. SERGIO SÁNCHEZ

A modo de repaso rápido por sus ideas claves, destaco aquí algunas de las frases que más me han hecho reflexionar y que, creo, también pueden moverte a ti a meditar sobre este asunto:

  • “Es una falacia decir que la homeopatía lo cura todo, pero es igualmente mentira decir que no cura nada”.
  • “Los pacientes cuyos médicos generalistas están capacitados también en medicina complementaria incurren en menores gastos de atención sanitaria y registran tasas de mortalidad más bajas que los demás”. (Estudio publicado en European Journal of Health Economics y mencionado por la OMS).
  • “La Medicina Integrativa define la unión colaborativa entre todas las disciplinas médicas en favor del único objetivo: la salud de la población y el medio ambiente”.
  • “Cuantos más seamos mejor servicio podremos ofrecer a nuestra comunidad”.
  • “España es el tercer país consumidor de medicamentos por renta per cápita. No es extraño que ante la sobremedicación, los españoles busquemos formas más respetuosas de conservar la salud y tratar nuestras patologías”.
  • “La debida regulación de las terapias complementarias en nuestro país es una necesidad cada vez más acuciante”.
  • “Los consumidores somos los que decidimos en última instancia lo que se cultiva y cómo se cultiva. De esta forma los precios se pueden moderar, porque consumir ecológico dejará de ser un “caro producto de minorías” y podrá ser más rentable a los productores y vendedores”.
  • “Podemos distinguir dos formas de vivir. Una manera es vivir acorde a los ritmos de nuestra naturaleza, en consonancia con nuestra fisiología, atendiendo a nuestro cuerpo, emociones e intelecto y respetando las leyes del medio ambiente del que somos parte; lo podemos llamar Naturacorde. La otra forma de vivir es lo contrario, sin tener en cuenta nuestros ciclos vitales, obligando a nuestra fisiología a adaptarse a hábitos, a sustancias y a situaciones que nada tienen que ver con nuestro funcionamiento fisiológico. Esta falta de contacto con los mensajes de nuestro cuerpo, de nuestras emociones y de nuestra mente es el Naturadiscorde”.
  • “No es la sociedad la que nos conduce a enfermar, es nuestra conciencia, acorde o desacorde con nuestra naturaleza y con quienes nos rodean”.