Sobre americano SV

El pasado viernes impartí una charla en el Ecomarket Biecor sobre intolerancias alimentarias ante un público muy joven y muy curioso.

Antes de nada, quiero agradecer en estas líneas la invitación de Biecor y dejar constancia de que el trato, la sala y el entorno hicieron muy confortable el encuentro. Espero que el público quedara satisfecho. La sesión respondió a mi criterio de divulgación científica encuadrado en mi competencia teórica y fundamentado en mi experiencia, desde el que trato de acercar el conocimiento sobre qué son las intolerancias alimentarias.

Es muy gratificante y muy positivo tomar conciencia de que la responsabilidad de la salud de cada uno de nosotros depende en gran medida de nosotros mismos

No me aventuro a llegar a conclusiones, porque cada persona es cada cual y este tipo de talleres no tratan, ni deben tratar, de solucionar problema individual alguno. Sin embargo, sí me gustaría trasmitir la sensación que tengo, y que confirmo en mi consulta, de que las personas interesadas en las intolerancias necesitan encontrar una solución a dolencias que sin ser graves condicionan el bienestar. En su búsqueda demuestran además que quieren ser parte activa de la solución.

Es muy gratificante y muy positivo tomar conciencia de que la responsabilidad de la salud de cada uno de nosotros depende en gran medida de nosotros mismos y de nuestras decisiones. Ocuparnos en nuestra vida de nuestro cuerpo y de nuestra alimentación, elegir y decidir sobre todo aquello que condiciona nuestro bienestar requiere aprender y desaprender conceptos y hábitos.

Se trata de asumir que se pueden lograr los propósitos que conducen, sin duda alguna, a mayores cuotas de bienestar.