Receta de quinoa y verduritas

Hoy os sugerimos cocinar un cereal que, en caso de histaminosis al trigo, es una alternativa cada vez más conocida. Se trata de la quinoa. En realidad no es una gramínea, sino un pseudocereal, pero comparte con los cereales muchas propiedades, tanto bromatológicas como de cocinado. La quinoa es rica en hidratos de carbono, y especialmente en proteínas (tiene los 8 aminoácidos esenciales, por lo que es un perfecto sustituto a la proteína animal).

El dilema: comer o no comer quinoa

Vaya por delante mi reflexión personal: A la quinoa le tengo yo muchísimo respeto, no es un alimento muy consumido en casa aunque nos agrada su sabor, su textura…

Se trata del alimento por excelencia de todas las culturas andinas y, ahora que se ha puesto tan de moda en occidente, no vayamos a ser tan caprichosos con la quinoa, y que esta nueva tendencia alimentaria de los ‘países ricos’ deje sin sustento básico a nuestros hermanos andinos… Por ello, os invito a leer esta reflexión publicada en el blog Global Voices y que incluye opiniones de antropólogos y otros expertos, en referencia al dilema de comer o no comer quinoa.

Como dice Javier Guzmán, director de VSF Justicia Alimentaria Global, en un artículo publicado  en la web “la quinoa podría ser, si no la solución para erradicar el hambre o la desnutrición, una gran ayuda, si cayera en las manos adecuadas: las campesinas”. Luego cada uno, que saque sus propias conclusiones.

Volviendo a los fogones…

Receta de quinoa con verduritasLa quinoa se puede cocinar prácticamente igual que el arroz, con doble volumen de agua o caldo por cada volumen de quinoa; y por su suave sabor, y crujiente textura, acepta bien todas las combinaciones de alimentos; en ensalada; con salteado o wok de verduras…

En este caso, hicimos un wok con verduras que teníamos de la huerta; calabacín, calabaza, cebolla…, y también le añadimos unos ramilletes de brócoli. ¡Qué mal ha hecho la peli de dibujos animados ‘Del revés’ con la aversión al brócoli de una de sus protagonistas, ‘Asco‘!

En el wok, las verduras precisan muy poco aceite, les cuesta un poco más cocinarse, o no, según el grado de ‘al dente’ que más te agrade. Luego le añadimos unos guisantes que ya teníamos cocidos, sobras de la comida anterior.

En casa tenemos varios ‘mantras’ para la cosa del comer: “se come todo lo que se sirve en el plato”; “no se desprecia ninguna comida, unos alimentos gustan más, otros menos, pero hay que comer de todo”… y por supuesto, “no se tira nada de comida, siempre que se pueda, se aprovecha”…

Entre tanto que se cocinan las verduritas al wok, se cuece la quinoa. Primero se lava bajo el chorro de agua y en un colador, para eliminar impurezas que pudiera tener. Se escurre bien, y se cuece. En este caso, aprovechamos un caldo de verduras como caldo de cocción.

Receta de quinoa con verduritasTienes dos opciones: cocer la quinoa aparte, sola con agua, o con caldo de verduras. De esta manera, te queda suelta y si te sobra, la puedes usar para otros fines (con bebida de arroz y canela para el desayuno, por ejemplo); o la puedes añadir al salteado de verduras y cubrir con el doble de volumen de caldo, y cocer el conjunto, estilo ‘paella’, durante 20 minutos.

Y el montaje, con los peques, puede ser divertido si tienes un aro de cocina. Así ‘construimos’ una torre de quinoa y verduritas, que espolvoreamos con semillas de sésamo.

Y ya sabes, estaré encantada y agradecida de recibir vuestras propuestas de recetas a través del correo recetas@maitezudaire.com para luego publicarlas en el blog y compartirlas las delicias.

¡On egin!