Pan sin gluten casero y sin levadura

¿A que dan ganas de comerlo? Este pan sin gluten casero y sin levadura, os lo prometo, es una delicia. Además, al ser pan sin gluten lo pueden disfrutar las personas con celiaquía y aquellas que tengan otro tipo de intolerancias alimentarias en las que el gluten esté incluido, como la reconocida histaminosis alimentaria al trigo o sensibilidad al gluten no celíaca.

¿Quieres conocer los ingredientes de este pan casero?

Pan sin gluten y sin levadura antes

Receta de pan sin gluten: el antes…

Son los siguientes:

  • 200 g de harina de arroz semiintegral o integral
  • 100 g de harina de quinoa
  • 100 g de harina de trigo sarraceno (las harinas se pueden alternar en las cantidades)
  • 1 cuchara sopera de semillas de lino molidas
  • 1 cuchara sopera de semillas de chía
  • 1 cuchara de postre de bicarbonato
  • 1 cuchara de postre de cilantro molido
  • ½ cucharita de sal marina (mezclar todos estos ingredientes en seco).
  • 400 ml de agua a temperatura ambiente
  • 3 cucharas de postre de zumo de limón.

 

Y ahora toca entrar en acción y descubrir… cómo se hace este sabroso pan sin gluten casero y sin levadura:

Mezclamos en seco las harinas, las semillas de lino molidas y las de chía, el bicarbonato, el cilantro y la sal marina. Vertemos el zumo de limón al agua y lo añadimos a los sólidos removiendo hasta que quede una masa uniforme.

Colocamos la mezcla en un molde rectangular de cristal (pyrex) que no sea  muy grande y que esté forrado con papel de horno. Horneamos a 200ºC durante una hora en el horno, previamente precalentado.

... y el después: receta de pan sin gluten

… y el después: receta de pan sin gluten

Veremos cómo el pan sin gluten irá tomando forma y pasada la hora de horno, deberemos sacarlo y dejarlo enfriar.

Una vez frío, partimos el pan casero sin gluten en rodajas y lo guardamos partido cubierto con un paño de cocina seco en el frigorífico.

La receta es muy fácil… y muy rica. La conocí gracias a la Dra. Isabel Pajares, quien desde Almería realiza talleres de cocina apta para histaminosis y, la verdad, es que merece la pena.

Además, te permite la libertad de añadir otros ingredientes que te gusten. En mi caso, incorporé a la masa cúrcuma y espolvoreé con semillas de sésamo negro. Una vez le cojáis el gusto, y el punto, haréis variables de panes sin gluten y sin levadura tanto o más jugosos como este.

¡En la vida hay que aprender, aprender y seguir aprendiendo! ¿Nos cuentas tus secretos para hacer panes irresistibles?