Cocinar con niños y niñas

Sin rodeos. Sin matices. Es casi una orden :). Juega con tus niños o niñas en la cocina. Cocina con tus peques. Déjales que se manchen, que prueben, que investiguen, que se equivoquen, que se les caiga lo que se les tenga que caer, que dejen todo como si hubiera pasado Atila, los hunos, una tribu salvaje y tres ejércitos a la vez. Merecerá la pena. Sí, de verdad, merecerá la pena.

Permitir que los peques cocinen, prueben nuevas recetas y manipulen alimentos a su manera es la mejor de las inversiones para crear personas que amen la buena alimentación, la gastronomía y también el esfuerzo y el placer que proporciona la cocina. Contigo aprenderán a saber moverse entre ingredientes, a alimentarse correctamente, a cascar un huevo sin destrozar toda la cáscara y a reconocer el mimo y el amor que hay que poner en cada plato.

¿Qué puede pasar si no lo haces? Que no sabrán ni cocinar, ni valorarán tus platos.

¿Qué ocurrirá si juegas con ellos a cocinar en la cocina? Que te la dejarán hecha un cisco, que es muy posible que en algún momento te desesperes por su lentitud o que se te lleven los nervios porque tú sabes que esa receta la haces en diez minutos… y llevas doooos largas horas.

Pero si eres capaz de superar esos inconvenientes y tomarte la cocina como un laboratorio genial donde jugar con tus críos y entretenerles, y dejar espacio a su creatividad, descubrirás un mundo que te va a encantar y que, además, trae muchas recompensas.

INDIA Y SU RECETA

Cocinar con niños y niñas

 

Hoy, quiero compartir contigo, una de ellas. Mi pequeña India me ha sorprendido (e impresionado!), ella solita, con esta deliciosa, natural y vitaminada merienda. No solo significa que va teniendo muy buenos hábitos alimentarios, sino que también le ha sacado chispas a su imaginación y ha aprendido que, con la comida, se puede demostrar cariño.

 

Ella se ha inspirado en un libro infantil Receta El recetario mágicode recetas que se titula El recetario mágico  de Desiree Arancibia, muy recomendable, por cierto, como regalo de cumpleaños (¡ahora que ya han pasado Olentzero y los Reyes Magos!). La receta original se llamaba El dulce hormiguero y, aunque como comprobarás por la foto tiene poco que ver con el resultado final, eso también me encanta (¡igual es amor de madre!). Para mí, también implica que ha desarrollado su personalidad y su creatividad, siendo capaz de ver una receta y hacerla suya dándole su toque personal. Vamos, ¡que me ha llegado al corazón!

COCINA CON TUS PEQUES

Por ello te animo a que, si tienes hijos, hijas, sobrinos, sobrinas o nenes en tu entorno, cocines con ellos. Déjales que ojeen tus libros de cocina, ten a mano recetas infantiles especiales para ellos, transmíteles tu amor por la cocina: deja que disfruten. No te arrepentirás.