free_gluten

Al hilo de la charla que voy a ofrecer el próximo sábado 20 septiembre en Biecor, quisiera aprovechar unas líneas para aclarar aspectos sumamente importantes tanto en el reconocimiento como en el abordaje dietético de una circunstancias nueva para muchas personas y también para muchos profesionales sanitarios: la sensibilidad al gluten no celiaca.

La realidad con la que me encuentro en consulta es la gran confusión en muchos pacientes cuando son diagnosticados de un síndrome de HANA por las proteínas del trigo, porque lo confunden con la intolerancia al gluten (celiaquía). A lo largo de estas líneas trataré de explicar la diferencia de una forma sencilla para que pueda ser de utilidad a todas las personas afectadas, siempre desde la perspectiva de que el médico será quien mejor le puede aconsejar.

Me encuentro en consulta es la gran confusión en muchos pacientes cuando son diagnosticados de un síndrome de HANA por las proteínas del trigo, porque lo confunden con la intolerancia al gluten (celiaquía)

Se habla como concepto nuevo de “sensibilidad al gluten no celiaca (SGNC)”. En febrero de 2012 una revista científico-médica de referencia publicaba una revisión de estudios clínicos bajo el llamativo título: “La sensibilidad al gluten: problemas de una condición emergente separada de la enfermedad celíaca” (leerlo aquí).

texto_gluten

En el artículo científico se explica cómo está emergiendo una condición independiente de la enteropatía al gluten o enfermedad celiaca en la que la persona refiere sintomatología al ingerir alimentos con gluten o con trigo. Aunque se menciona que “no existe una definición clara o un diagnóstico preciso”, desde el grupo Histal  englobamos esta condición conocida como “sensibilidad al gluten no celiaca” como un mecanismo de liberación endógena de histamina, la Histaminosis alimentaria no alérgica (síndrome HANA), en este caso  al trigo.

Para su diagnóstico seguimos el mismo protocolo de diagnóstico que la histaminosis a otros alimentos: tras el análisis de sangre se hacen estudios especiales de liberación de histamina en sangre periférica. Esto consiste en estimular in vitro células del paciente con determinados antígenos alimentarios y valorar el tipo de respuesta histamínica que se produce como consecuencia de esta interacción.

A medida que la dieta sin gluten gana en popularidad entre el público en general, profesionales de la salud están empezando a cuestionar sus beneficios para la salud real. Sin intención de frivolizar sobre un tema serio como es la salud, animo a profundizar sobre el tema con este artículo publicado también en 2012 en una revista médica  bajo el aclaratorio título “La enfermedad celiaca, la alergia al trigo, y la sensibilidad al gluten: cuando comer sin gluten no es una moda pasajera. El siguiente paso entre muchos profesionales sanitarios está en conocer tanto la definición de los síntomas como los marcadores bioquímicos para la condición de sensibilidad al gluten (histaminosis alimentaria no alérgica al trigo).

texto_gluten2

DIFERENCIAS ENTRE CELIAQUÍA E HISTAMINOSIS ALIMENTARIA AL TRIGO

La celiaquía o enteropatía por gluten es una enfermedad ocasionada por el gluten de forma específica, en concreto por la gliadina, una de las proteínas mayoritarias del complejo proteico que es el gluten. Se manifiesta por una intolerancia permanente a todos los alimentos que contengan gluten: trigo, cebada, centeno, avena así como sus variedades e híbridos (espelta, escanda, kamut, triticale…).

En la histaminosis alimentaria al trigo no se puede asegurar qué proteína o grupo de proteínas del trigo (albúminas, globulinas, gliadinas, gluteninas) son la causa del daño. Por ello, la persona con celiaquía (enteropatía por gluten) puede tomar cualquier producto que no tenga gluten, mientras que el intolerante a proteínas de trigo no puede tomar nada que contenga trigo.

En un siguiente post hablaremos sobre la dieta sin gluten y sin trigo, las limitaciones alimentarias, las dificultades para seguirla y un mundo nuevo de alimentos a descubrir para diversificar y enriquecer la dieta, al tiempo que se hace más saludable.

Una receta para inspirarnos: Crepes con ensalada