Cómo hacer la compra

Todos compramos, pero… ¿sabemos hacerlo? ¿Conocemos cómo debemos hacer la compra para que esta sea sana y qué criterios seguir? Analizar cuál es la respuesta que se le da a las siguientes cuestiones que se proponen, puede ayudar a conseguir que el carro de la compra sea más saludable. Y más aún, ante la dificultad de comprar en caso de tener intolerancias o alergias alimentarias.

¿Improvisas tu compra u organizas la lista de la compra?

La salud va de la mano de la alimentación, de modo que poco espacio debe quedar para la improvisación a la hora de preparar las comidas o comprar los alimentos. Nuestro plan de compra debiera reflejar nuestra organización de menús semanales, desde los desayunos hasta las comidas principales y los tentempiés de medias mañanas y medias tardes. Planificar entre toda la familia el menú semanal es una manera inteligente, comprometida y atractiva de educar en salud y en buenos hábitos.

¿Alimentos frescos y naturales o procesados y envasados?

Un vistazo al carro de la compra nos ha de hacer reflexionar. Cuánto más lleno de alimentos frescos y/o de alimentos naturales, más vitalidad aporta la comida que preparemos. Por el contrario, cuanto más lleno esté de alimentos envasados, procesados o precocinados, menos natural y más calóricos suelen ser los alimentos que estamos comiendo.

La lectura de la lista de ingredientes de muchos productos de consumo frecuente nos puede hacer tomar conciencia de que lo que comemos poco tiene de “alimento” y más de “comestible”, ya que los aditivos saborizantes, conservantes, estabilizantes, acidificantes, potenciadores del sabor, etc. son los que en realidad conforman la textura y el sabor de dicho producto, y estos superan con creces en número a la materia prima. Es el caso de muchas bebidas sucedáneas de zumos de fruta, batidos, productos de charcutería (embutidos, fiambres, salchichas, hamburguesas…), cereales de desayuno, productos de bollería y repostería, pizzas y demás precocinados (croquetas, lasañas, canelones…), etc.

¿Alimentos locales y de temporada?

Los alimentos de temporada son interesantes desde una triple perspectiva: nutricional, económica y ecológica. La cantidad de nutrientes de un alimento (vitaminas, minerales, antioxidantes) depende, entre otros factores, de la riqueza de los suelos de cultivo y del grado de manipulación del producto.Parece lógico que las hortalizas consigan su desarrollo óptimo y ofrezcan su mejor aporte en las condiciones climáticas que más favorezcan su crecimiento, las que marca su calendario natural. Respetar los ciclos naturales de los alimentos, resulta fundamental para tener una buena salud alimentaria.

¿Cuándo haces la compra?

El momento de hacer la compra influye en gran medida en la cantidad y la calidad de lo que se compre. En ayunas (o con hambre) se tiende a comprar aquello que más gusta, la mayoría superfluo, poco saludable y nada conveniente. Así queda reflejado en una investigación publicada en The JAMA Network  y llevada a cabo por los especialistas en sociología y comportamiento alimentario Aner Tal y Brian Wansink.

La suma de ambos factores -sentir hambre y tener el alimento al alcance- explica la tendencia a comprar más productos superfluos y absolutamente prescindibles.

La solución, en apariencia, es simple: tomar un tentempié antes de comprar o hacer la compra después de desayunar o comer.

Espero que estas reflexiones y consejos te ayuden a pensar en cómo haces actualmente la compra y qué sencillos hábitos pueden ayudarte a hacer crecer tu salud y la de los tuyos mejorando los alimentos que terminan en tu carro o cesta de la compra. ¡Somos los que comemos!

¿Y tú? ¿Tienes algún truco para hacer la compra de un modo saludable? ¡Te escucho!