Chupinazo

¡Hoy hace sol y buen tiempo…! Llega el verano y sus múltiples fiestas con todas sus tentaciones incorporadas. Y aparecen también las dudas: ¿Cómo puedo hacer para divertirme en fiestas si tengo histaminosis? ¿Qué puedo comer y qué no? ¿Hay sitios a los cuáles no puedo ir?

Cuando una localidad está en fiestas la locura invade todo. Hay mucha gente en los diversos establecimientos, el ritmo es más rápido, desenfrenado podríamos decir, y el cuidado puede disminuir. Además, es mucho más fácil que te sirvan una cerveza o un cubata, que un mosto. Los platos elaborados pasan a mejor vida en muchos sitios y el pan para bocadillos (con gluten, por supuesto) es el rey. Tanto, que más de uno te mirará con cara de marciano si le pides, por favor, un pan para celíacos.

¿Cómo encontrar un lugar en el que puedan atendernos bien? ¿Qué soluciones tengo a mi alcance?

En este artículo voy a tratar de ofrecerte algunos consejos que quizá puedan serte de ayuda:

- Llama con días de antelación o acude al sitio días antes a una hora tranquila para revisar la carta que tendrán en fiestas, e identificar aquellos platos que puedes tomar. Si puedes, habla con el personal de cocina para establecer un primer contacto y pactar más tranquilamente qué comerás.

Elige lo más simple, aunque sea repetitivo: ensaladas solo con vegetales y aliño aparte y algo de plancha u horno, sencillo, dentro de las carnes, pescados o huevos, si puedes comer. En caso de que seas vegano, en muchos restaurantes la petición se complica, por lo que será fundamental que conozcas previamente el lugar y sus platos.

 
Valora el salirte de la zona de más concentración de gente para encontrar en un barrio más tranquilo la posibilidad de que te atiendan mejor.

 
– No te quedes con la duda y pregunta al camarero o camarera los ingredientes que lleva cada plato. Explícale que no es una cuestión de rarezas, sino de salud.

 
En caso de histaminosis al trigo, lleva tu pan encima, o algunas tortitas de arroz que te puedan servir de tentempié.

 
– Si te es posible, evita el alcohol o consume con moderación; los vinos blancos suelen ser mejor tolerados a nivel digestivo; las sidras, cavas o vinos espumosos, si llevan gas, te pueden incomodar por hinchazón y gases. Esto dependerá de la fase de tratamiento en la que te encuentres. Si es inicial, debes pensar que tu digestivo está muy irritado, y flaco favor le haces si tomas cualquier bebida alcohólica, por poca graduación que tenga. Piensa siempre en positivo: disfruta de la compañía y reduce la importancia de esas copas de vino. Si has decidido beber, elige solo y únicamente aquellas bebidas que entran dentro de los alimentos que puedes consumir. Recuerda, en caso de histaminosis al trigo, no serían recomendables las cervezas sin gluten, aunque te insistan en que los celiacos las pueden tomar. No es lo mismo celiaquía que histaminosis al trigo, aunque el denominador común sea evitar el trigo y los cereales con gluten.

 
– Sería recomendable que te prepararas un litro de TEKU (té kukicha, kuzu y umeboshi), una bebida con interesantes propiedades digestivas, alcalinizantes y revitalizantes. Esta bebida la puedes preparar con antelación, tomas un par de tazas antes de salir, si puede ser después de comer, y siempre cuando llegues a casa, y al levantarte de la cama.

 
Aquí tienes el modo de elaboración: Preparado de té: té de tres años (kukicha) + kuzu (asegúrese que es kuzu, el auténtico “Pueraria lobata o Pueraria hirsuta” y no almidón de arrurruz o de patata) + pasta de umeboshi (se vende así, es una pasta salada).

Preparar el té kukicha (1 cuchara de postre por taza). Calentar agua (puedes calentar 1 litro o 1,5 litros) cuando hierva, añadir el té, bajar el fuego y dejar cocer durante 10 minutos. Dejar enfriar o templar.
Disolver el kuzu (el auténtico) en una taza de té frío (o de agua fría) en la siguiente proporción: 1 cuchara de postre por taza. Remover bien. Añadir el líquido lechoso del kuzu al té, calentar poco a poco y remover. Añadir al té con kuzu, puré de umeboshi (ciruelas japonesas saladas y trituradas): ½ -1 cuchara de postre por taza. Calentar la mezcla, remover con cuchara de palo (contra las agujas del reloj) hasta que hierva y cambie de color. Queda como una sopa salada un poco espesa de color marrón. Puedes variar la cantidad de ingredientes: más kuzu, más espesa la bebida; más umeboshi, más salada; más té, más fuerte de sabor).

 
– Siempre cuentas con la posibilidad de llevarte tu propia comida en una pequeña mochila. Disfrutas de la compañía y de la fiesta y evitas riesgos. En su momento os informamos de los menús Sanae, listos para comer. Son una opción muy interesante que te puede dar muchísima tranquilidad, recuérdalo.

– Y si te da más tranquilidad comer en casa, acude al café y júntate con la familia o amistades después de comer. Haz aquello que te dé más confianza y tranquilidad.

Pero ante todo, no dejes de salir y acudir donde te apetezca por tener histaminosis.

Con un poquito de imaginación, hay muchas soluciones a tu alcance para que puedas disfrutar de todo, tanto o más que los demás.

No olvides; nadie dijo que fuera fácil. Pero con actitud positiva, relativizando las dificultades, y buscando soluciones, te sentirás mucho mejor.

Y no dudes en compartir conmigo todas las posibles preguntas que puedas tener. Estaré encantada de ayudarte.

Así que, tenlo claro: ¡a pasarlo bien!