El chucrut se obtiene tras un proceso de fermentación bioquímica de la col fresca troceada en agua y sal. El producto resultante tiene un sabor con contrapunto dulce y agrio y diversas virtudes saludables: crece su valor nutritivo, al darse las condiciones óptimas para una mayor síntesis de nutrientes como vitamina C y enzimas digestivas, por lo que es un refuerzo para mejorar las digestiones.

Cómo consumirlo: Se puede comenzar a introducir el chucrut en la dieta mezclado con las ensaladas y los platos de verduras. Para hacerlo, se escurre del recipiente y se aclara con agua para rebajarle el fuerte sabor ácido y salado propio. También se puede emplear como ingrediente digestivo de ensaladas, verduras y bocadillos. Asimismo, la col fermentada rehogada a fuego lento es el acompañamiento idóneo de cualquier receta de carne o de aves, ricas en proteínas, nutrientes que las enzimas del chucrut ayudan a digerir mejor.