ayudas-personas-celiacas

Poco a poco, avanzamos. El Gobierno de Navarra ha lanzado una ayuda para apoyar a las personas celíacas en los gastos de alimentación. Y es que lo cierto es que padecer una celiaquía, sale cara al bolsillo.

A pesar de que cada vez son más los productos que existen en el mercado aptos para celíacos, todavía su precio es considerablemente más alto que el del resto de alimentos. Por ello, bienvenidas sean estas y otras ayudas que contribuyan a hacer más sencilla la vida de las personas con alguna intolerancia alimentaria.

En concreto, esta iniciativa del Gobierno Foral está dirigida a personas diagnosticadas de enfermedad celíaca residentes de forma estable en Navarra. El gobierno dota para ellos un importe de 30.000 euros que servirán para cubrir parcialmente los gastos de alimentación generados por padecer una celiaquía, y es que seguir una dieta exenta de gluten implica cambiar muchos hábitos, pero también supone un incremento del coste de la cesta de la compra.

El plazo para solicitar esta ayuda, recientemente abierto, se prolonga hasta el 10 de julio de 2017. Para ello, es necesario:

  • Rellenar la Instancia general.
  • Acreditar la residencia efectiva en Navarra durante al menos los 2 años anteriores a la solicitud o desde el nacimiento.
  • Aportar un informe médico.

Podrás encontrar más detalles de las condiciones y requisitos de esta ayuda, e incluso tramitarla telemáticamente, en el siguiente enlace.

Podrán solicitar este apoyo las personas con celiaquía, así como los padres o tutores legales de niños que han manifestado esta enfermedad. ¡Os animo a hacerlo!

Pero, ¿qué pasa en caso de histaminosis al trigo o sensibilidad al gluten no celiaca –SGNC- o de alergia al trigo?

Al leer la resolución, reconozco la existencia de este vacío. ¿Qué sucede con otras personas que padecen también otro tipo de intolerancias como la histaminosis alimentaria no alérgica, o también llamada ‘sensibilidad al gluten no celiaca’? ¿O quienes tienen alergia al trigo?

En el primer caso, en el supuesto de histaminosis al trigo o SGNC, son quienes, por los distintos métodos diagnósticos, no responden a la patología autoinmune de la celiaquía, pero que sí tienen una respuesta digestiva o extradigestiva anómala tras la ingesta de productos que lleven trigo o cereales con gluten.

Desde la clase médica ya se reconoce como una enfermedad emergente cuya etiopatogenia está relacionada con el trigo, y cuya prevalencia se estima hasta 10 veces superior a la de la enfermedad celiaca (EC). Así queda de manifiesto en la revisión crítica bajo el título de “Sensibilidad al gluten no celiaca: una revisión crítica de la evidencia actual publicada en la Revista de Gastroenterología Hepatología Vol. 37. Núm. 6. Junio – Julio 2014 dentro de la visión de Progresos en Gastroenterología.

Es por ello que el comportamiento de estas personas afectadas de este tipo de intolerancias alimentarias distintas a la celiaquía a la hora de elegir alimentos es semejante al de las personas celiacas, al tener que recorrer en los supermercados y tiendas especializadas, los pasillos de productos específicos de ‘sin gluten’. Se trata igualmente de personas a las que, desde el momento del diagnóstico, se les complica el asunto de la cesta de la compra, por lo que desde aquí, aporto mi pequeño granito de arena, reivindicando este reconocimiento de estas intolerancias como entidades patológicas, que lo son.

IALA Asociación de Intolerancias a los Alimentos, ya se ha hecho eco de esta información, por lo que se irán dando pasos para que así sea. Pasamos el testigo igualmente a Colegios profesionales sanitarios, para que se reconozcan estas patologías como lo que son, otro tipo de intolerancias alimentarias.