acido_folico

El ácido fólico es una de las vitaminas más conocidas por las embarazadas. Por norma en España el consejo médico es que se tome un complemento nutricional que lleve ácido fólico (por lo general se recomienda tomarlo junto a otros nutrientes como vitamina B12 y yodo, a veces hierro) desde el primer momento del embarazo, y si se tiene previsión de embarazo, meses antes para procurar un buen aporte de dicha vitamina.

La deficiencia de esta vitamina durante el embarazo está ligada a retraso en el crecimiento y a defectos del tubo neural como espina bífida en el bebé, lo que afecta al normal desarrollo neurológico y físico.

Esta vitamina previene el desarrollo de trastornos del tubo neural.

Yo, como mujer y como nutricionista, sigo teniendo la duda de si está justificado tomar esta vitamina durante todo el embarazo. Más cuándo se sabe con certeza que el aporte suficiente y adecuado de ácido fólico es vital al principio del embarazo, durante las primeras semanas y no más tarde, que es cuando se está desarrollando el tubo neural.

Pregunté sobre este tema a la Dra. Michelle Méndez (aquí)  que se ha especializado en el estudio de los hábitos nutricionales de mujeres embarazadas y la posterior evolución neuronal del bebé. Su respuesta iba en sintonía con lo que yo intuía: “Todavía no sabemos si se debe tomar este nutriente durante todo el embarazo. Algunos estudios recientes han sugerido que podría ser una desventaja (otra vez con efectos sutiles) tomar una dosis muy elevada durante todo el embarazo, pero en otros estudios no se han confirmado estos resultados. De momento, es aconsejable comer bien y tomar suplementos con dosis moderadas”.

Nos sigue quedando una respuesta más concisa a esta pregunta tan concreta.